INCAPACIDAD Y DIVORCIO CON UNA COLECTIVIDAD CON HARTAZGO Y CANSADA DE LA IMPUNIDAD EN HUAUCHINANGO

Por: Maricela Yáñez S.

Huauchinango, Puebla. Agosto 2015.- Los traspiés de un gobierno municipal han sido constantes en éste más de año y medio de gobierno, que sin liderazgo real, se improvisa y se disimula en una administración pública, individualista e ignorante de la problemática económica, social y política en la que viven más de 90 mil huauchinanguenses.

No importa el partido o partidos políticos, que avalaron su llegada a la presidencia municipal, lo cierto, que Gabriel Alvarado Lorenzo, ante la presión de los ciudadanos, tuvo que ceder y revirtió el cambio de vialidad de las calles Morelos y Francisco Cravioto.

Gota de agua, de los graves problemas que aquejan a esta ciudad, que intenta ser Pueblo Mágico. Se lamenta que los focos rojos que tiene la autoridad municipal, se ignoren y/o traten de meterlos bajo el tapete.

Sin resultado, porque muchos son los sectores sociales que miran con asombro, como la corrupción es el negocio redondo y, como dicen algunos ciudadanos, “solapada por los trabajadores de vialidad, medios y altos mandos, que circulan con una placa avalada por la autoridad. Qué, no ve, o no quiere ver, lo que sucede con sus empleados.”

Los canales de comunicación que le llegan al presidente, lejos de enterarlo de lo que realmente sucede en el municipio que “gobierna” le disfrazan una realidad vergonzosa y ladina.

No es suficiente que Gabriel Alvarado, en cada discurso diga que por el trabajo se ha alejado de la gente y que quiere trabajar con todos. Señor presidente, eso se llama discurso demagógico y declarasionitis, que no toca al tejido social.

Y tan es así, la serie de manifestaciones con reclamos y protestas, que hombres y mujeres; panistas, priistas, perredistas, ex presidentes municipales, estudiantes, jóvenes, amas de casa, comerciantes y de otros sectores de la población que representan a las fuerzas vivas de esta ciudad, exijan calles pavimentadas y no llenas de baches; servicio de limpia y de agua potable, eficiente y suficiente; seguridad, con elementos capacitados y no con estándares mediocres y con sospechosísimos.

El no escuchar a las voces inconformes, es un suicidio político y con precios muy altos, que Usted señor presidente, tendrá que pagar en los poco más de 3 años que le restan de gobierno municipal.

Es evidente, y así lo muestran los hechos registrados en protesta por la instalación de los parquímetros, por el cambio de vialidad y por no escuchar la solicitud del pueblo, de destituir a José Ramón Herrera Zacatenco, titular de seguridad pública, que para los ciudadanos, su actitud, refleja el abuso de autoridad, confrontamiento, violencia y cerrazón para atender, pero sobretodo, refleja la falta de humildad de usted como presidente o “líder” municipal, que antepone un beneficio personal a la de sus gobernados.

Porqué más allá de un bien público, “para el presidente, está el negocio disfrazado de programa o proyecto, solo creíble para un puñado de personas”, reclaman inconformes.

Los huauchinanguenses son tajantes: “No será con violencia o enfrentamientos, como se resolverá la inconformidad y molestia; sino con la presencia y el diálogo”.

Lo sabe bien Gabriel Alvarado. Pero aunque no lo diga, comparte con su equipo de gobierno, una mentalidad bélica, como se exhibió, cuando con perros y policías, se intentó solucionar el problema y calmar a los ciudadanos. O cuando se señala que los inconformes son un puñado de “grillos busca chambas”.

Al lamentar la fuerza excesiva y agresiva, por parte de los elementos policíacos que actuaron de manera irresponsable, con abuso y señalando en todo momento, que el movimiento social, ha sido el único responsable de los desaguisados. La respuesta de los funcionarios municipales, la cerrazón y la indiferencia.

En la trampa orquestada con infiltrados, los manifestantes no cayeron en la provocación. “solo falta que nos disparen con balas de goma”, reclamaron. Otra estrategia lamentable, que el DIF y ayuntamiento, hayan utilizado a los niños y niñas como escudo, para evitar que los hombres y mujeres, se acercaran a la presidencia, para intentar el diálogo. “Que tristeza que tengamos un presidente cobarde”, comentaron ciudadanos.

Estos hechos son un golpe mortal para la credibilidad y confianza del ayuntamiento municipal de Huauchinango, “sentimos que para Gabriel Alvarado los estados de fuerza, los utilice como mecanismos para gobernar y controlar, que solo deja ver un vacío institucional”, refirieron ciudadanos molestos.

En este contexto y ante la violación a los derechos humanos de los huauchinanguenses __concretaron__, “se denunciará ante las instancias correspondientes las amenazas y los abusos del que fuimos objeto por parte de los funcionarios públicos.”

Señor presidente Gabriel Alvarado Lorenzo, para que el circulo de la comunicación se complete, se necesita de un receptor, USTED que aprenda a ESCUCHAR para comprender y entender al EMISOR, el PUEBLO que “gobierna” y que quiere un administrador municipal, integro, inteligente y con capacidad. “Porque da pena, que tengamos un gobierno represor”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s