AGREDEN ELEMENTOS DE LA POLICÍA MUNICIPAL A POBLADORES DEL EJIDO MÁRTIRES DE RANCHO NUEVO DEL MUNICIPIO DE FRANCISCO Z MENA.

JOVENES AGREDIDOS EN Z MENA

Por: Duvia Rosas.

Francisco Z. Mena, Puebla. Junio 2015.- Pobladores de la localidad de Mártires de Rancho Nuevo, señalan como responsables de abuso de autoridad, allanamiento de morada, agresiones, violencia verbal y física a elementos de la policía municipal de Francisco Z. Mena, al mando del comandante Jarle Dohlea Kielberg que dijo ser originario de EUROPA y encargado de la patrulla 02.

Dohlea kielberg al ser cuestionado por la reportera Del por qué, del abuso de autoridad y las lesiones ocasionadas a los pobladores, el comandante contestó: “No puedo decir nada, pregúntele al regidor de gobernación, Justino Cabrera Juárez. En el momento que llegó Cabrera Juárez, se le preguntó y después de algunos segundos en silenció, atinó a decir “Se recibió una llamada anónima a la comandancia. Y para justificar a sus elementos, contestó: “No se porque tomaron esa actitud”.

LOS HECHOS

Se señala como abuso de autoridad a los policías municipales de Francisco Z. Mena porque la noche del sábado 6 de junio, alrededor de las 7 pm. la familia Rosales Hernández, se encontraba en su domicilio compartiendo el pan y la sal y conviviendo después de la jornada de trabajo en el campo.

Cuando de repente escucharon que llegó un vehiculo y al asomarse, se dieron cuenta de que se trataba de unas patrullas municipales la E-002 y la E-001 de la Presidencia de Francisco Z. Mena que encabeza el alcalde Víctor Vargas García.

Y sin decir agua va, golpearon a la puerta del domicilio y entraron a la fuerza los elementos de la policía municipal, al mando del europeo y extranjero Jarle Dohlea Kielberg y después de golpear a dos hombres y a una mujer los sacaron esposados, apunta de golpes y reclamándoles, el porqué estaban ingiriendo bebidas alcohólicas. Porque el presidente había establecido Ley Seca para ese día.

Una vez que sacaron a los muchachos, las mujeres que se encontraban con ellos, salieron a preguntar el porqué del abuso y las agresiones. Como respuesta los policías les gritaron, porque estaban tomando.

Al escuchar los gritos, los vecinos se alarmaron y fueron a ver que sucedía con la familia Rosales Hernández. El papá de los muchachos pidió su respaldo para evitar que siguieran golpeando a sus hijos. Y para que no se los llevara la policía. Porque los policías se los quieren llevar y no sabemos a donde. Al rato nos los desaparecen como a los 43 de Ayotzinapa.

 De inmediato los vecinos atravesaron una camioneta en la calle y no dejaron que se llevaran a los muchachos. Ni tampoco dejaron salir a los policías.

Los 6 policías que abusaron de su autoridad, al ver que la gente se organizó y se defendió, pidieron refuerzos y llegó otra patrulla con otros 6 elementos, en total 12 policías que insistieron en agredir a la población.

Los policías intimidando a los pobladores, cortaron cartucho y amenazaron con disparar. Una mujer policía que se encontraba con los elementos, golpeó a Lisbeth Rosales Hernández de 22 años, porque defendió a sus hermanos, Jonatan y a Obed Rosales Hernández de 20 años y 17 años respectivamente.

Los elementos agarraron de los brazos a Lisbeth y la aventaron a la batea de una de las patrullas, donde la patearon los policías. En ese momento la gente cerró el camino con una camioneta para impedir que se dieran a la fuga los policías.

Y pidieron la presencia de la sindico municipal, Perla del Rosario Solís González, para entregar a los elementos que abusaron de su autoridad. En el transcurso de la noche, hablaron por radio los policías a la presidencia y llegó el regidor de gobernación a dialogar con ellos y pedir que dejaran libres a los policías porque son los únicos que tiene el ayuntamiento para salvaguardar la seguridad de las familias.

Pero los pobladores dijeron que no le tenían confianza y exigieron que se presentara la sindico, esa noche tanto los lugareños como los elementos estuvieron en vigilia esperando que llegará la sindico.

Fue hasta el domingo 7 de junio aproximadamente a las 2 de la tarde, cuando Secundino Rosales Antonio y el inspector Silvestre Escamilla Solís fueron a la cabecera a buscar a la Sindico Perla del Rosario Solís, quien bajo acompañada de los regidores Rosa Vargas Leyva, Merced Tolentino Ordaz, Rogelio Solís Islas, Pedro Meneses Beltrán y por el licenciado, Eduardo Chrisfied Hernández, juez de paz del ayuntamiento, quienes se encontraban laborando en el ayuntamiento, ya que tanto el presidente como los demás funcionarios no se presentaron a trabajar ese día. ¿A caso andaban operando a favor del PAN?

Después de conocer los hechos, hablaron con los pobladores y con la familia agredida y llegaron al acuerdo, de que el ayuntamiento les va a pagar 7 mil pesos como reparación del daño ocasionado por los policía municipales.

Los funcionarios municipales, insistían que las victimas de la agresión por parte de los policías, firmaran en blanco las hojas del acuerdo. Pero don Secundino Rosales dijo que no, que se escribieran los acuerdos y después firmaban. Y así se hizo. En el acta compromiso que firmaron se estableció que los elementos de la policía municipal no volverían a molestar, ni a agredir física, ni verbalmente, a los jóvenes, a la familia agraviada, ni a ninguna persona del Ejido Mártires de Rancho Nuevo.

Ojala el presidente municipal Víctor Vargas García tome en cuenta que está para servir y administrar un municipio y no para agredir, ni abusar de su cargo. Le pedimos que respete y que no por ser un Ejido nos trate como personas de tercera, cuando nosotros lo llevamos al triunfo. Por su parte el comandante Fidel Reyes Tolentino dijo que sancionarán a los policías municipales que agredieron y que aprobaron el examen de control y confianza.

Para algunos vecinos del municipio, lo que sucedió en el Ejido Mártires de Rancho Nuevo fue una amenaza velada para que la gente no fuera a votar. Trataron de intimidar a la población.

 

 

 

 

 

 

Advertisements